Branding

¿Qué es el branding?

El branding es el trabajo que se realiza para que una marca tenga un nombre y una imagen única y reconocible, buscando crear un conjunto de sensaciones y percepciones determinadas sobre el público o sus potenciales clientes.

Suele hablarse de branding como el proceso de creación de una marca, sin embargo lo cierto es que branding es algo que se hace todos los días en una empresa. Si bien es cierto que las bases de la construcción de una marca se dan en sus primeros pasos o incluso antes de nacer, sobre la marca se van realizando cambios que la hacen evolucionar o incluso cambiar por completo.

¿Por qué es importante el branding?

Hoy en día el branding es fundamental para construir una identidad de marca que nos distinga y nos eleve por encima de otros productos y servicios. De esta forma se consigue identificar que la marca le sea más familiar al usuario y además lo vincula a determinadas ideas con las ventajas que esto supone. La imagen más representativa de esta asociación es por ejemplo la de la marca Coca cola con la idea de felicidad.

Las empresas cada vez dan mayor valor al branding como un intangible de la empresa que resulta imposible de emular o imitar por su competencia. Por esa razón cada vez más campañas de publicidad y marketing están destinadas a construir es imagen de marca o branding que les permita diferenciarse del resto. Para ello es frecuente que se recurra al marketing emocional, el branded content y al storytelling como tácticas de comunicación que ayudan a conectar mejor con su público y a inculcarle las ideas y valores que trata de transmitir la marca. En este sentido merece la pena mencionarse el caso de Red Bull que con una estrategia de branded content está consiguiendo asociarse a la idea aventura ligándose a los deportes de riesgo y a diferentes representaciones de la cultura moderna.

¿Qué aspectos se tienen en cuenta en el branding de una empresa?

El branding corporativo abarca una enorme cantidad de aspectos dentro de una empresa y está vinculado a casi todos los procesos que se realizan en ella. En primer lugar están aquellos que resultan más obvios como pueden ser:

Elementos visuales

Se trata efectivamente de aquellos elementos que podemos captar por medio de la vista y que nos transmiten una serie de ideas de forma intuitiva, como por ejemplo el logo, los colores corporativos, la tipografía, etc.

Elementos abstractos

Son aquellos elementos que transmiten ideas más complejas de nuestra marca, como puede ser el copy de nuestros anuncios, el contenido de las publicaciones que hacemos en redes sociales, los valores que transmitimos a través de la publicidad, etc.

Elementos culturales

es un conjunto muy variado de factores que pueden marcar la idea que tienen los usuarios de nosotros: nuestra filosofía, la responsabilidad social corporativa, la atención al cliente, la manera en que se realiza la gestión de crisis, etc.

Sin embargo al final el propio funcionamiento de la empresa puede marcar profundamente la orientación del branding de una marca, la manera en que se trabaja o aquellas cosas que los clientes más valoran de nuestra empresa nos pueden ayudar a construir una imagen de marca coherente. Porque si bien es cierto que los productos o servicios difícilmente colmarán las expectativas de sentimientos o sensaciones creadas a través del branding, sí que deben “sugerirlos” de alguna manera. Por tanto, si por ejemplo hablásemos de una empresa de mensajería, no puedes basar tu branding en la seguridad de los envíos que se hacen contigo si en el desarrollo de tu trabajo se pierden numerosos paquetes.

Del branding corporativo al branding personal

Con el paso de los años los propios profesionales han empezado a dar una mayor importancia a su marca personal, realizando tareas de branding con el fin de destacar sobre el resto de profesionales del sector y crearse una imagen dentro del mismo. Esto también ha coincidido con la proliferación de trabajadores freelance para los cuáles su marca personal es una herramienta más de venta de sus servicios y, en ocasiones, la más importante. Sin embargo esta tendencia no está solamente cerrada a trabajadores autónomos o freelance, sino que también la marca personal se ha convertido en una forma de destacar sobre el resto de candidatos en una oferta de trabajo.

0 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.